Convenio entre la UNSL y la Junta de Historia de San Luis

La Universidad Nacional de San Luis firmó un convenio  de cooperación mutua e intercambio recíproco con la Junta de Historia de San Luis, para el desarrollo de nuevos conocimientos, creación y aplicación de tecnologías. «La Junta de Historia de San Luis nos ha pedido participación para que el Programa Historia y Memoria de la Universidad, colabore, en la figura de Sonia Riveros, con la puesta en valor de la casa de Juan W. Gez, un historiador importante y geógrafo de San Luis.  Allí vivió Juan W. Gez y vamos a recuperar el patrimonio histórico de esa casa. Vamos a colaborar con la historia de nuestro querido San Luis», manifestó el rector de la UNSL, Víctor Moriñigo.

En el acto realizado en la localidad de Nogolí, en conmemoración del 90° aniversario del fallecimiento de Juan W. Gez, en la plaza que lleva su nombre, Sonia Riveros, directora del Programa Historia y Memoria sostuvo que “Juan Wenceslao Gez nació el 28 de setiembre de 1865 y murió el 17 de mayo de 1932. Su vasto y prolífico legado está compuesto de obras que reúnen las inquietudes, los intereses y preocupaciones de un gran visionario del progreso de la provincia y del estado nacional, y resultan una invitación desafiante, de la memoria a la historia”.

 “La historia local y nacional, la ciencia, la botánica,  la geografía, la paleontología, la educación, la política, han sido los temas que han atravesado gran parte de su obra que se extiende desde 1890 a 1937. Con profundo asombro y admiración pude leer en su archivo personal una infinidad de cartas que testimonian y trazan diálogos epocales inéditos, no sólo intercambios con personalidades destacas, sino que hace saber a cada provincia el valor de sus trabajos, federalizando y dando a conocer la importancia de la geografía y la historia de su suelo natal San Luis, en el que ninguna biblioteca ni institución educativa, podía desconocer el inmenso trabajo que ocupó gran parte de su vida”.

“Sin duda, las marcas de su padre don Juan María Gez, de origen francés fue quien forjó e instruyó su espíritu humanista, inquieto y emprendedor,  su madre  Damiana Pérez y Muñoz puntana fue su primera maestra y cultivo en él, el amor a la enseñanza, a la que se suman numerosas personas que contribuyeron a forjar su intelecto.  Cada uno de ellos, representaron un viaje para Wez, de transformación, sueños, anhelos y aspiraciones que podemos ver reflejado en cada uno de sus trabajos que así lo testimonian”.

“Desde los maestros de la Escuela Normal Anexa del Colegio Nacional donde se formó, luego los que lo formaron en la Escuela Normal de Profesores en Buenos Aires (1888), hasta el científico Florencio Ameghino por quien tenía una profunda admiración. Y quienes no podían faltar en este viaje, sus alumnos y las huellas que dejaron sus enseñanzas en los lugares donde se desempeñó”

“En una de las cartas que leí con mucho detenimiento y que tal vez refleja esto que él representaba en tanto que maestro y padre intelectual, le escribe un padre lo siguiente “Distinguido señor y amigo, en su larga carrera de educacionista formando el corazón y el carácter de muchos jóvenes, habrá tenido muchos hijos intelectuales que lo habrán amado, pero difícilmente habrá tenido uno que lo superase en esa afección como era mi malogrado Cesar, yo que no fui sólo padre sino también amigo de confianza de ese niño, recuerdo el cariño que él tenía por su padre intelectual. No sólo debo repetirle Señor Gez, mi eterno agradecimiento por sus bondades para él y  para mí, sino también, le pido a Ud. conserve en el sagrario de su afecto un recuerdo para mi hijo querido (Juan B. Montañas, Santo Tomé, 29 de marzo de 1912)”.

“Este aspecto pedagógico y de profunda inspiración humanística que me he detenido en resaltar aparece como un eje central en su trayectoria de vida, actualizándose, no sólo en sus discursos y en las numerosas intervenciones públicas llevadas a cabo en Buenos Aires, Mendoza, Corrientes y otras provincias, hecho que  resalta las múltiples facetas de su gran desempeño”. 

Juan W Gez  fue miembro de importantes instituciones culturales, como la Junta de Historia y Numismática Americana, de Sociedad científica Argentina y de la Sociedad de  Estudios Geográficos “Gaea”. Fue delegado ante la Asamblea de docentes con el propósito de tratar temas de interés del profesorado y magisterio nacional a pedido del personal de la Escuela Normal Nacional de Buenos Aires.

“En 1919 el Patronato Nacional  de conservación de monumentos y sitios históricos de la República Argentina lo designa por unanimidad para que realice un inventario de todos los monumentos, sitios y reliquias históricas de la región de Cuyo. Crea la Escuela Normal Regional de (Corrientes) en el cual realiza una importante tarea educativa”.

” También fundó y dirigió la Revista “La Propaganda” Revista Mensual de Educación, cuyo primer número apareció el 25 de mayo de 1890, en SAN Luis. También, fue uno de los fundadores y colaboradores del periódico la Reforma que comienza a circular en 1893″.

“En cada una de esas publicaciones dejaba testimonio de sus investigaciones e interpretación del mundo que lo rodeaba, veía en la escritura una práctica de resistencia contra la ignorancia y a favor de la cultura. También escribió en numerosas e importantes revistas nacionales como el Monitor de la Educación Común  (1899)”

“En Revista Nacional (1899) publicó; Doctor Juan Crisóstomo Lafinur “El hijo de la Carolina comunicación dirigida al Director del Museo Histórico Nacional publicado. También publicó “En la Ínsula Puntana de Buenos Aires”, (1903); “Conclusiones presentadas por el Profesor Juan W. Gez al Ministerio de Instrucción Pública, como Miembro informante de la Comisión Didáctica de las Escuelas Normales, en Revista Nacional” 1905; “Educación Científica bases para la reforma de la Enseñanza Secundaria y Normal, Folleto Buenos Aires”; “La Sociedad de Beneficencia de San Luis, su historia publicada en la Reacción de San Luis 9 de agosto 1907″.

Y las dos grandes obras que condensan el espíritu inquieto de Gez y conmemoran su trabajo “La Historia de la Provincia de San Luis” y “La Geografía de la provincia de San Luis  (tres Tomos)”. Este último trabajo fue supervisado antes de su impresión y a pedido del Presidente de la Nación por el Inspector de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial, Doctor Ernesto Nelson, el Señor Presidente del Comité Nacional de Geografía, Teniente Coronel Ladislao  M. Fernández, el Académico de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Profesor de la Universidad Nacional de de Buenos Aires. Y Jefe de la Dirección de Geología y Minas del  Ministerio de Agricultura, Doctor  Franco Pastore y la Directora de la Escuela Normal Nacional de Profesoras de la Capital Señora María Estela Gez de Gómez.

“Sin duda,  estas obras y toda su producción e intervención en cada uno de los cargos que ocupó significan un valioso aporte a la historiografía local y nacional, un claro ejemplo de federalizar la cultura de su terruño aun en unas condiciones históricas complejas pudo hacerlo posible en la mixtura intelectual que antepone la educación como principal horizonte”.

“Quisiera finalmente terminar refiriéndome a esta presencia que hoy hacemos del pasado, trayendo a nuestra memoria a Juan W. Gez en el hecho de que “lo que honramos del pasado no es el hecho de que ya no esté más, sino el hecho de que alguna vez existió. Entonces, el mensaje de la historia a la memoria, del historiador al hombre de memoria, es el de agregar al trabajo de memoria no solamente el duelo por lo que ya no es, sino la deuda respecto a aquello que fue”, concluyó Sonia Riveros.